Skip To Content

¿Qué hacer con las sobras del refrigerador y la alacena?

¿Qué hacer con las sobras del refrigerador y la alacena?

El desperdicio de alimentos es una problemática importante en todo el mundo. De acuerdo con datos del Banco Mundial, en México, más del 37% de alimentos producidos se pierden o desperdician cada año. A su vez 25 millones de mexicanos padecen inseguridad alimentaria y más de 8 millones sufren de hambre crónica.

Aunado a esto, cada año se pierden 40 millones de m3 de agua al producir los alimentos que no se consumen, lo que equivale a bañarte 200 millones de veces. Si esa agua no se desperdiciara, con ésta se podría abastecer a toda la población de México durante 2.4 años.

Debido a esto, el Pacto por la Comida reconoce la necesidad de promover cambios en los esquemas de producción, distribución, manufactura, venta, consumo de alimentos y bebidas, para evitar su pérdida y desperdicio.

Inspirados en buscar formas de disminuir las sobras y el desperdicio en nuestras cocinas, armamos una mini guía de tips para darte ideas de platillos que puedes hacer con las sobras de tu refrigerador:

Zanahorias, apio y cebolla

Si te sobraron los tallos, retazos o recortes de alguna de estas tres verduras, no las tires a la basura. Aprovéchalas al máximo y congela. Puedes utilizarlas para un caldo de pollo, o un sofrito para carne boloñesa o para picadillo.

Papas y camotes
Lava las cáscaras de papa o de camote y utilízalas para hacer unas crujientes papitas con ellas. Las puedes hornear o meter a la freidora de aire para evitar el exceso de grasa. Acompáñalas con un poco de crema, cebollín y pimienta.

Hojas de apio, de cilantro y de perejil
¿Compraste un manojo grande de perejil y no te lo acabaste? no te preocupes, prepara un aderezo o un pesto, mezcla con queso crema para hacer un dip o bien pica muy bien y prepara una pasta sencilla con mantequilla y queso parmesano. Los tips anteriores aplican también para las hojas apio y las de cilantro. Además, las hojas de apio le dan un toque fresco a cualquier ensalada o al huevo del desayuno.

Brócoli y coliflor
El tallo del brócoli o de la coliflor es una parte de estos alimentos a los que por lo general no le prestamos mucha atención. Una buena forma de aprovecharlos es cocerlos, licuarlos y utilizarlos para hacer una crema. También los puedes empanizar y freír u hornear con un poco de aceite de oliva para transformarlos en una botana, acompáñalos con salsa de tomate o con queso derretido para el toque final.

Pan de caja y pimiento
Si a ti o a alguien de tu hogar le gusta comer el sándwich sin orillas, ¡no las tires!, las puedes utilizar para hacer un budín de pan o bien un “huevo en la ventana” (este platillo consiste en cortar el centro del pan de caja y quedarse con el exterior sin romper un cuadrado perfecto. Unta un poco de margarina en el sartén, dora el pan y añade un huevo en el centro para tener un pan huevo o huevo en la ventana). También puedes hacer lo mismo con las orillas del pimiento o utilizándolo como cuenco para añadir huevo o queso para gratinar.

Residuos de mermelada
Añade un poco de aceite de oliva y vinagre de vino tinto, mostaza, aceite de oliva, sal y pimienta para obtener una vinagreta.

Para guisados
Sobras como los quelites, el picadillo, la tinga, o las verduras cocidas, se pueden aprovechar para cocinar sándwiches, tortillas de huevo, tacos o para añadir sabor a una pasta.

Para conocer más del Pacto por la Comida visita: pactoporlacomida.org

Próximo artículo

Rescatemos el Sabor de lo que Sobra

Rescatemos el Sabor de lo que Sobra

Prueba nuestro Planificador de Menús

Prueba nuestro Planificador de Menús

Compártenos qué es lo que más te gusta y disfruta de un plan semanal de recetas que se acomoden a tus necesidades.