Skip To Content

Expande las Opciones del Menú de Cuaresma con Maizena®

Expande las Opciones del Menú de Cuaresma con Maizena®

La cuaresma es un período de 40 días previos a la Pascua, los cuales inician con el Miércoles de Ceniza (17 de febrero) y finalizan el Domingo de Ramos (28 de marzo). En este período a la carne roja se le da el significado de la crucifixión, por lo que se acostumbra no consumir esta proteína y suplirla por productos del mar.

La cuaresma también coincide con el inicio de la época más calurosa del año, por lo que el menú se torna más fresco, ideal para disfrutar de pescados rebozados, pizzas con mariscos y hasta la oportunidad de sacar a los famosos Romeritos de la Navidad.

El rebozado, que consiste en una capa fina de huevo, es una de las técnicas más socorridas para las recetas de esta temporada, así que Maizena® quiere darte los tips básicos para lucirte en la mesa.

La diferencia entre capear y rebozar es el grosor de la capa. Por lo regular los capeados son más gruesos y se sirven bañados de salsa. Los rebozados, por el contrario, son más delgados y permiten que se disfrute a tope el interior de los platillos, así que es el ideal para cubrir deditos de pescado o camarones que se servirán en tacos.

El inicio de todo: batir el huevo.

Para rebozar usarás tanto la clara como la yema. Lo ideal es tener una batidora para conseguir una consistencia espumosa. Cuando el resultado semeje al color de la nieve, integra media cucharadita de Fécula de Maíz Maizena® para que la textura se estabilice.

Vigila la temperatura.

Calienta tu sartén y cuando esté listo agrega el aceite. Toma una pizca de Fécula de Maíz Maizena® y déjala caer en la sartén. Si se va al fondo es porque el aceite está frío, si se quema es porque la temperatura se excedió. Para considerarla adecuada debe tener un efecto efervescente. Si el aceite se quema harás que las grasas se saturen. Si está en su punto, el alimento absorberá menos grasa.

Trabaja con orden.

Si agregas exceso de alimentos al aceite, éste perderá su temperatura y por lo tanto el rebozado se desprenderá. Deberás tener a la mano tus ingredientes para que el huevo batido no pierda su consistencia y para que puedas aprovechar el aceite una vez que inicies la fritura profunda.

Regla de oro del rebozado

Para que la capa de huevo no se desprenda, tus pescados o mariscos deben tener la menor humedad posible, lo cual se logra al poner una capa de Fécula de Maíz Maizena® a la proteína, antes de sumergirla al huevo batido.

Explosiones de sabor.

Debido a que el rebozado se sirve sin salsas, puedes darle a la fritura un extra de sabor al agregar al huevo una cucharada de orégano, albahaca, chile, pimienta molida o alguna otra especie en polvo por cada media taza de Fécula de Maíz Maizena® que uses para extraer la humedad de las proteínas.

Elige tus utensilios.

Los sartenes de teflón son ideales para realizar las frituras profundas. Manipula los alimentos sin apachurrarlos, usa espátulas.

Cuida el emplatado.

Antes de servir retira el exceso de aceite de tus alimentos con papel de cocina. Por lo regular los rebozados se sirven al momento. Equilibra tu platillo al servirlo con verduras.

Para poner en práctica tus rebozados te compartimos cuatro opciones:

Tacos de pescado rebozado​

Pescaditos rebozados

Deditos de pescado con aderezo de perejil​

Filete a la española

Un menú de cuaresma está lleno de opciones. Además del aguachile, las tostadas de ceviche o los cocteles de camarón, puedes sorprender en la mesa con otras combinaciones donde la Fécula de Maíz Maizena® hace la diferencia.

Próximo artículo

5 formas de celebrar a papá este Día del Padre

5 formas de celebrar a papá este Día del Padre

Prueba nuestro Planificador de Menús

Prueba nuestro Planificador de Menús

Compártenos qué es lo que más te gusta y disfruta de un plan semanal de recetas que se acomoden a tus necesidades.